miércoles, agosto 30, 2006

EL TIRANO SE VA


Esta caricatura la soñé. Hacía mucho que quería hacer una caricatura del despiadado dictador chileno Augusto Pinochet, que no sólo muestre su espantosa cara, sino que revele la escencia misma de su propia existencia. Esa mirada de soslayo, que lo pinta de cuerpo entero y esa mano cadavérica que es el anticipio de su agonía, creo que lo muestran en su real y desnuda dimensión.

3 comentarios:

Gastón dijo...

Me gusta el detalle de la gorra y las cinco estrellas galonadas.

uismanue@yahoo.com dijo...

La esencia misma del rostro la ha capturado con un verismo pocas veces logrado, la sangre atras aumenta el contraste y con el, todo el dramatismo que un personaje como este pudo crear, en conjunto toda la obra se representa fielmente. Ahora si me fijo en los detalles técnicos creo ke esa manita habia ke darle una mejor terminacion creo. Pero por lo demas creo ke Ud. es simplemente genial.

Hugo dijo...

Eres buenisimo, un saludo desde el otro lado del charco